Niksen, aprender a no hacer nada

Niksen, el arte holandés de no hacer nada

Relajar la mente y desconectar es necesario para nuestra salud física y emocional. Permítete hacer un parón y te sentirás mejor

Niksen es una palabra neerlandesa que significa «no hacer nada». Y de eso se trata, de permitirnos desconectar del todo en algún momento del día.

Hacer un parón, dejar de ser productivos y dedicar tiempo a lo que merece la pena es necesario para reducir el estrés y mejorar la salud.

El arte de no hacer nada está funcionando muy bien en los Países Bajos, donde mucha gente lo practica y es uno de los lugares del mundo con un mayor índice de bienestar y felicidad.

Lejos de ser considerada una actitud vaga, niksen es una filosofía de vida muy saludable. La periodista Annette Lavrijsen, autora de «Niksen. El arte neerlandés de no hacer nada» aboga por entregarse de forma regular a este método para mejorar la relación con nosotros mismos.

De hecho, uno de los puntos del Manifiesto Niksen reza: «Voy a hacer del no hacer nada una prioridad, porque sé que eso me volverá más productivo, más creativo y, sobre todo, alguien más sano y más feliz».

Beneficios de no hacer nada

Pulsar el botón de pausa y parar resulta más difícil de lo que pensamos, pero nos aportará muchos beneficios. Estos son algunos de ellos:

Menor estrés y ansiedad. La Universidad de Pensilvania encontró que la actividad continuada fomenta picos de estrés. Para reducirlo necesitamos 2,5 horas de tiempo libre al día.

Mejora la creatividad y la eficiencia. Parar nos ayuda a tomar impulso para retomar nuestras obligaciones y ser más productivos. Además, del aburrimiento surgen ideas muy creativas.

Más energía. Si te sientes mentalmente agotado, no puedes ser productivo. Tomar pequeños descansos es la mejor manera de recargar el cuerpo y la mente y recuperar la energía.

Poner límites. A veces aceptamos planes por presión. Priorízate a ti mismo y ten la capacidad de decir ‘no’ a una propuesta. Tampoco pasa nada si tardas en contestar un mail o un mensaje.

Mejor autoconciencia. No pierdas tiempo y energía en tareas que no tienen valor y detente a pensar qué es realmente importante para ti.

Cerebro más sano. La ocupación constante altera el cerebro, provocando una disminución de la capacidad de razonamiento, atención y memoria.

Cómo practicar ‘Niksen’

Tumbarse en el sofá y hacer una maratón de series no es practicar niksen. Todo lo contrario. Puede provocar mayor estrés y ansiedad, ya que nuestro cerebro segrega dopamina, una hormona asociada a las adicciones.

Por otro lado, no todos los sitios sirven para no hacer nada. Hay que buscar un espacio propicio. Lo ideal es refugiarse en lugar tranquilo, alejado del ruido y la gente. Un jardín o el banco de un parque amplio y poco concurrido pueden favorecer la desconexión.

También un rincón agradable de tu hogar, como un sillón cómodo, el dormitorio o la terraza. Puedes encender una vela o apagar la luz, así como poner música suave, y crearás un ambiente más acogedor y confortable.

Si prefieres salir de casa, pasear es una actividad muy beneficiosa para desconectar y volver con las pilas cargadas.

Como ves, estas pequeñas dosis de desconexión real nos ayudan a relajarnos, disfrutar del silencio y reflexionar, algo necesario que muchas veces olvidamos.

Si sientes que necesitas parar, los psicólogos y psiquiatras del Cuadro Médico de Nueva Mutua Sanitaria pueden ser tu solución.

Fuentes:

The Effects of Being Time Poor and Time Rich on Life Satisfaction. Marissa Sharif, Casie Mogilner and Hal Hershfield. Universidad de Pensilvania (EE.UU.) Nov. 2018. http://dx.doi.org/10.2139/ssrn.3285436

Donders Institute for Brain, Cognition and Behaviour. https://www.ru.nl/donders/

0 0 votes
Article Rating
guest
Aceptación de términos legales
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments