¿Cuántos tipos de yoga hay? ¿Cuál es el mejor para mí?

¿Cuántos tipos de yoga hay? ¿Cuál es el mejor para mí?

Conoce las distintas modalidades de esta disciplina ancestral y empieza a practicar la más adecuada para ti

El yoga es una disciplina milenaria cada vez más extendida en todo el mundo. Los beneficios que aporta (avalados por la ciencia) lo han convertido en una actividad muy recomendable a nivel físico y mental y en un estilo de vida para millones de personas.

La Universidad de Jalandhar (India) ha demostrado que realizar determinadas posturas corporales (asanas) ayuda a reducir los niveles de estrés, además de mejorar el ánimo, la concentración y la capacidad cognitiva.

Lejos de lo que muchos creen, el yoga es una actividad exigente que cuenta con varias modalidades. Cada una tiene sus particularidades, por lo que no todas están pensadas para todo el mundo. Si quieres adentrarte en el interesante mundo del yoga, aquí recopilamos las principales modalidades de esta disciplina.

Los 7 tipos de yoga más conocidos

Existen distintos tipos de yoga, además de variantes y versiones nuevas. Pero estos son los más populares:

  1. Hatha. En sánscrito, hatha yoga significa ‘disciplina de fuerza’. Ha significa ‘sol’ y representa la energía activa; ‘tha’ es la luna, y se vincula a la relajación. Es la modalidad más extendida y su práctica (aunque suave) fortalece el cuerpo y relaja la mente. Es apta para todo el mundo.
  1. Vinyasa. Se basa en la práctica de asanas sencillas, pero con movimientos sincronizados, respiraciones rítmicas y sin apenas descanso. Resulta muy útil para personas que quieran una actividad más exigente y favorece el autocontrol personal.
  1. Kundalini. Conocido como el ‘yoga de la conciencia’, por su alto componente espiritual. Activa los 7 chacras del cuerpo. Combina asanas, respiración, relajación y meditación (mediante el canto de mantras). Es una actividad física moderada, ideal para reducir el estrés.
  1. Ashtanga. Es el más exigente a nivel físico, porque incluye muchas secuencias dinámicas y con cambios rápido. Ashtanga (que significa ocho pasos) se realiza en silencio y de memoria a través de una serie de posturas en un orden definido.
  1. Bikram. Se practica en espacios cerrados a una temperatura de entre 40 y 42°C e incluye una secuencia ordenada de 26 asanas, combinadas con ejercicios de respiración. En las sesiones de Bikram (de 90 minutos) se suda mucho, se eliminan toxinas y se favorece la pérdida de peso.
  1. Fitness Yoga. Es un híbrido entre el fitness y el yoga, y ayuda a reforzar la musculatura y tonificar abdomen y piernas. Se recomienda especialmente para quienes han practicado yoga y quieren intensificar la actividad física, sin renunciar a los beneficios emocionales.
  1. Aero yoga. Esta modalidad fusiona el yoga con técnicas características de Pilates. Se practica en el aire, con ayuda de una hamaca sujeta al techo. Desde ahí se realizan asanas tradicionales, con la dificultad de la gravedad, con lo que cada estiramiento es más intenso.

4 ejercicios de yoga básicos para el día a día

Si eres yogui principiante, las siguientes posturas (basadas en los cuatro movimientos naturales de la columna) te ayudarán a sentirte mejor en tu día a día.

Padahastasana (manos a pies). De pie con las piernas ligeramente abiertas, dobla el cuerpo hacia adelante y baja el torso, sin doblar las rodillas. El pecho debe tocar los muslos. Coloca las manos debajo de los pies. Respira 30 segundos y deshaz la asana.

Padahastasana (manos a pies)

Bhujangasana (cobra). Tumbado boca abajo, empuja con las manos hacia el suelo mientras elevas el pecho. Utiliza los músculos de la espalda y estira los brazos. Arquea la columna y mira hacia adelante. Respira 30 segundos y vuelve al inicio.

Bhujangasana (cobra)

Jathara Parivartanasana (torsión tendida). Túmbate boca arriba con los brazos en cruz. Dobla las rodillas hacia el pecho y flexiona los pies. Lleva las rodillas a la izquierda hasta apoyar la cadera. Mantén el omoplato en el suelo. Respira 30 segundos y haz la torsión al otro lado. 

Jathara Parivartanasana (torsión tendida)

Parivrtta Janu Sirsasana (postura lateral). Sentado, con las piernas cruzadas y el tronco erguido, estira al máximo un brazo de un lado, mientras lo sostienes con el otro. Intenta mantenerte en esta postura mientras realizas, como mínimo, cinco respiraciones lentas y profundas.

Parivrtta Janu Sirsasana (postura lateral)

Como ves, el yoga aporta muchos beneficios a nivel físico y mental, aunque has de saber qué modalidad va mejor contigo para empezar a practicarla y sacarle el máximo partido. Una alimentación sana y equilibrada es la mejor aliada para complementar tu rutina de yoga.

Los profesionales del Centro Médico Claudio Coello, de Nueva Mutua Sanitaria, te recomendarán los ejercicios más adecuados para ti.  

Fuentes:

Effect of yoga on academic performance in relation to stress. Amit Kauts and Neelam Sharma. International Journal of Yoga. January – june 2009. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3017967/?tool=pubmed

0 0 votes
Article Rating
guest
Aceptación de términos legales
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments