Más calor… ¡cuidado con la deshidratación!

Más calor… ¡cuidado con la deshidratación!

La falta de agua puede causar cansancio, dolor de cabeza e, incluso, vómitos y pérdida de consciencia.

Vuelve el calor y con ello, los riesgos asociados a las altas temperaturas. Los golpes de calor y la deshidratación son los problemas más comunes durante la época estival.

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) alerta de las graves consecuencias que puede tener la deshidratación para el organismo.

La deshidratación se produce cuando hay un balance de líquidos negativo, es decir, cuando se pierde más agua de la que se ingiere.

Una de las consecuencias de la deshidratación por el calor es la obstaculización a la llegada de nutrientes a nuestro organismo. Esto dificulta su correcto funcionamiento.

“Durante el verano, por el calor y por la regulación de la temperatura mediante la sudoración, las pérdidas de agua insensibles aumentan y se eleva el riesgo de desbalance”, manifiesta el doctor David Barajas, coordinador del Grupo de Trabajo de Metabolismo del Agua de la SEEN.

Consecuencias de la deshidratación

Cuanta más agua se pierde, más graves son las consecuencias para el organismo.

“Si la deshidratación es leve, sentimos cansancio, debilidad o dolor de cabeza, pero si la situación empeora pueden aparecer vómitos, aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria, así como una disminución del nivel de consciencia”, apunta el doctor.

Cuando la temperatura corporal aumenta de forma inadecuada se puede llegar a sufrir un golpe de calor y requerir asistencia médica inmediata.

Cantidad diaria de agua recomendada

Aunque se aconseja no ingerir líquidos de manera forzada, esta recomendación cuenta con excepciones en grupos de población como los niños y ancianos.

Como norma general se recomienda ingerir de 2 a 2,5 litros cada día, aunque se debe aumentar cuando se alcanzan altas temperaturas.

En el caso de personas que realizan prácticas deportivas y en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, la cantidad recomendada deberá incrementarse.

Las personas adquirimos cada día el 75 % del agua en forma de líquido. El otro 25 % proviene de alimentos como frutas y verduras, que presentan aporte vitamínico y minerales y repercuten directamente en el estado de hidratación.

Además del agua, también podemos hidratarnos con infusiones o zumos sin azúcar añadido, y no es recomendable hacerlo con café, bebidas alcohólicas, refrescos o bebidas azucaradas porque pueden producir el efecto contrario al deseado.

Fuentes:

Vuelve el calor: ¡cuidado con la deshidratación! 11 de julio, 2022 Clara Barrio. EFE. https://efesalud.com/deshidratacion-cuidado-vuelve-calor/

La SEEN advierte de las graves consecuencias de la deshidratación para el organismo. Madrid, 1 de julio de 2022. Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición. (SEEN) https://www.seen.es/ModulGEX/workspace/publico/modulos/web/docs/apartados/3939/010722_105402_7128864835.pdf

5 1 vote
Article Rating
guest
Aceptación de términos legales
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments