Cómo afecta el enfado a nuestra salud

Cómo afecta el enfado a nuestra salud

No canalizar la rabia puede generar malestar y llegar a perjudicar nuestro bienestar físico y emocional.

Estar enfadado es una situación normal que nos ocurre con mayor o menor frecuencia. Puede estar causada por una discusión, un mal día, por problemas personales o recuerdos traumáticos.

Los expertos creen que no es aconsejable reprimir el enfado, sea cual sea el motivo que nos hace sentir rabia. Y es que la ira mal canalizada puede alterar nuestra calma y llegar a causarnos afecciones, como hipertensión o gastritis.

Cómo afecta el enfado a nuestra salud

  1. Perjudica el corazón. El mayor daño físico de la ira es el efecto sobre la salud cardíaca. La Universidad de Carolina del Norte encontró que las personas con propensión a la ira como rasgo de personalidad tenían el doble de riesgo de enfermedad coronaria.
  1. Eleva el riesgo de ictus. La Universidad de Harvard descubrió que había un riesgo tres veces mayor de sufrir un accidente cerebrovascular en las dos horas posteriores a un arrebato de ira. Para las personas con un aneurisma, había un riesgo seis veces mayor de romper este aneurisma.
  1. Debilita el sistema inmunológico. La Universidad de Valencia concluyó que el simple hecho de recordar un enfado del pasado provoca una caída de seis horas en los niveles del anticuerpo inmunoglobulina A, la primera línea de defensa de las células contra la infección.
  1. Causar gastritis. El enojo puede aumentar la secreción de ácidos en el estómago, lo que puede causar ardor. Estas molestias puede incrementar el riesgo de desarrollar gastritis, reflujo e, incluso, colitis ulcerosa (dolencia que provoca inflamación y llagas en el tracto digestivo).
  1. Daña los pulmones. La Universidad de Harvard halló que los hombres con los índices de hostilidad más altos tienen una capacidad pulmonar peor. Las hormonas del estrés, que están asociadas con sentimientos de ira, pueden crear inflamación en las vías respiratorias.
  1. Empeora la ansiedad. La ira puede exacerbar los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada, una condición caracterizada por una preocupación excesiva e incontrolable que interfiere con la vida diaria de una persona.
  1. Puede relacionarse con la depresión. Numerosos estudios han relacionado la depresión con la agresión y los estallidos de ira, especialmente en hombres. En la depresión, la ira pasiva, donde se reflexiona mucho pero no se toman medidas, es común.
  1. Puede acortar la vida. ¿Es cierto que las personas felices viven más tiempo? Se ha comprobado que estar estresado y enfadado puede acortar la vida. Así, aprender a expresar la ira de manera adecuada puede ser un beneficio para vivir más años (y más felices).

Cómo canalizar el enfado 

El enfado no es malo y no debe reprimirse. Sin embargo, hay que saber encauzar la ira de forma adecuada y saludable para que no afecte a los demás y a nosotros mismos.

Técnicas de relajación. Incluyen respirar profundamente, imaginarse mentalmente escenas relajantes y repetir frases positivas que ayuden a cambiar la actitud. El yoga, la meditación y el mindfulness son dos disciplinas que pueden aportar calma y bienestar.

Tomarse un tiempo antes de responder. La impulsividad suele jugar en contra, sobre todo en los conflictos personales. Piensa lo que vas a decir antes de decirlo. Si es necesario, cuando algo nos desborda, lo mejor es salir de la situación y volver pasados unos minutos u horas. 

Centrarse en la solución. El enfado no ayuda a resolver un problema. La mejor manera de solucionar el conflicto es buscar todas las soluciones posibles. Y es que, mientras nos concentramos en la búsqueda del remedio, dejamos de enfocarnos en la ira.

Hacer deporte. Practicar actividad física puede ayudar a liberar tensiones, calmar la mente y sentirnos mejor. Después de entrenar, sentirás que el problema es menor y podrás visualizar todo con mayor claridad y desde otra perspectiva.

Pedir explicaciones. Muchas veces nos enfadamos porque hemos hecho una interpretación errónea de las palabras o la actitud de alguien. Los malentendidos generan muchos conflictos que podrían evitarse pidiendo explicaciones cuando algo nos ha molestado.

Ponerle humor. El humor puede ser un buen instrumento para rebajar la tirantez y sacarnos una sonrisa. También sirve escribir, ya que permite ordenar y descargar los pensamientos. Además, tiene una función liberadora sobre las emociones negativas.

Como ves, el enfado forma parte de la condición humana. Lo importante es saber gestionarlo para que no afecte a nuestra vida diaria y a nuestra relación con los demás.  El yoga, la meditación y la actividad física son muy saludables para mejorar nuestro bienestar físico y emocional.

En Nueva Mutua Sanitaria contamos con los mejores psicólogos y psiquiatras, que pueden ayudarte a conocer y controlar tus emociones.

Fuentes:

Why am I so angry? Erica Cirino. Healthline. March 2019. https://www.healthline.com/health/why-am-i-so-angry

Cómo afectan a tu salud los enfados. Psonríe. https://www.psonrie.com/noticias-psicologia/como-afectan-a-tu-salud-los-enfados

¿Es verdad que los enfados afectan a la salud? Valeria Sabater. La mente es maravillosa. Junio 2020. https://lamenteesmaravillosa.com/es-verdad-que-los-enfados-afectan-a-la-salud/

Romero-Martínez A, Lila M, Vitoria-Estruch S, Moya-Albiol L. High Immunoglobulin A Levels Mediate the Association Between High Anger Expression and Low Somatic Symptoms in Intimate Partner Violence Perpetrators. J Interpers Violence. 2016 Feb;31(4):732-42. doi: 10.1177/0886260514556107. Epub 2014 Nov 10. PMID: 25389190.

Mostofsky E, Penner EA, Mittleman MA. Outbursts of anger as a trigger of acute cardiovascular events: a systematic review and meta-analysis. Eur Heart J. 2014 Jun 1;35(21):1404-10. doi: 10.1093/eurheartj/ehu033. Epub 2014 Mar 3. PMID: 24591550; PMCID: PMC4043318.

Anger Proneness Predicts Coronary Heart Disease Risk. Prospective Analysis From the Atherosclerosis Risk In Communities (ARIC) Study. Janice E. Williams, Catherine C. Paton, Ilene C. Siegler, Marsha L. Eigenbrodt, F. Javier Nieto and Herman A. Tyroler. Originally published2 May 2000https://doi.org/10.1161/01.CIR.101.17.2034Circulation. 2000;101:2034–2039

Kubzansky LD, Sparrow D, Jackson B, Cohen S, Weiss ST, Wright RJ. Angry breathing: A prospective study of hostility and lung function in the Normative Aging Study. Thorax. 2006 Oct;61(10):863-8. doi: 10.1136/thx.2005.050971. Epub 2006 Sep 1. PMID: 16950835; PMCID: PMC2104760.

5 1 vote
Article Rating
¡Suscribete a nuestra Newsletter!
guest
Aceptación de términos legales
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments