En busca de un fármaco contra el COVID-19: la niclosamida inhalada e intranasal

En busca de un fármaco contra el COVID-19: la niclosamida inhalada e intranasal

Podría ser el camino para ayudar a protegernos del virus y frenar la pandemia.

La pandemia de coronavirus ha causado ya más de tres millones de muertes en todo el mundo, según datos de la Universidad John Hopkins. Aunque las vacunas se han desarrollado rápidamente, es poco probable que por sí solas frenen la pandemia. Los científicos creen necesarios enfoques terapéuticos adicionales.

Un reciente estudio publicado en la prestigiosa revista médica The Lancet ha encontrado que la niclosamida inhalada e intranasal podría ser el fármaco idóneo para protegernos contra el virus SARS-CoV-2. Un grupo de científicos ha realizado el primer ensayo con personas y doble ciego -ni los individuos ni los investigadores saben quién pertenece al grupo de control, que no recibe el tratamiento, y quién al grupo experimental, que sí lo hace- con resultados óptimos.

En la investigación, se ha diseñado una nueva fórmula de este medicamento que ha permitido una solución optimizada para la inhalación y aplicación nasal. De los 54 voluntarios a los que se administró, la gran mayoría mejoró su estado y ninguno cursó efectos adversos graves.

La aplicación intranasal de niclosamida puede producir altas concentraciones locales -de su principio activo- en las vías respiratorias superiores e inferiores, donde la carga viral es la más alta.

Además, este medicamento frena la tormenta de citocinas que se observa con frecuencia en pacientes hospitalizados con COVID-19. Estas proteínas coordinan una respuesta inmune eficaz y acorde a la infección, pero a veces su producción se descontrola, tanto en calidad como cantidad, y deriva en alteraciones en las funciones fisiológicas (inflamación u obstrucción del sistema respiratorio).

En consecuencia, y viendo los resultados, se ha propuesto también el uso de la niclosamida para tratar otras afecciones pulmonares, como el asma o la fibrosis quística. Tiene potentes efectos broncodilatadores e inhibe la producción excesiva de moco.

Este estudio es de gran importancia para la comunidad médica debido a la urgente necesidad de un fármaco para tratar las infecciones por SARS-CoV-2. Y es que la vacunación por sí sola podría no ser suficiente para frenar la pandemia causada por este virus de rápida mutación. Un fármaco económico y analizado (como la niclosamida) podría ser el camino a seguir.

En Nueva Mutua Sanitaria, ponemos a tu disposición a nuestros médicos y profesionales sanitarios para que resuelvan tus dudas médicas.

Fuentes:

    • The Lancet
    • Universidad John Hopkins
0 0 votes
Article Rating
guest
Aceptación de términos legales
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments